El Cine como forma expresiva y estética

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Johnny cogió su fusil. Dalton Trumbo 1971.


Por Alicia Otero

Película basada en la novela de 1938 del escritor, guionista y director estadounidense Dalton Trumbo, adaptada al cine y dirigida posteriormente por él mismo.
Narra la historia de Johnny, un joven soldado americano, que tras combatir en la I Guerra Mundial despierta en un hospital para descubrir que ha perdido brazos y piernas en una explosión, además de toda su cara (ojos, boca, oídos, etc.) lo que le impide tanto comunicarse como recibir información de su alrededor salvo a través del tacto. El filme tiene recursos bastante originales desde el punto de vista técnico. Se mezclan realidad y fantasía con recuerdos que Johnny tiene de su pasado. Las escenas que transcurren en el hospital son en blanco y negro, mientras que todo lo que recuerda o imagina es en color. Hay figuras que se desvanecen y escenas en que se usa la pantalla partida. Las alucinaciones son una especie de recuerdos falsos en que se anticipa o se habla de cosas que van a ocurrir. Aparece incluso un Jesucristo bastante irónico interpretado por Donald Sutherland que conversa con los soldados sobre la forma, el día y la hora en que van a morir. Es una película interesante por el debate ético que plantea en torno a varias cuestiones.


Cuando al principio del filme Johnny es trasladado al hospital, el coronel del equipo médico asegura que le ha permitido seguir con vida en esas condiciones porque está completamente seguro de que con semejantes lesiones cerebrales es imposible que sufra o perciba lo que le está pasando. Sin embargo cuando consigue comunicarse demostrando que es perfectamente consciente de todo y pide la eutanasia se la niegan, alegando que mientras el espíritu siga presente éste es más importante que el cuerpo.
Así se incurre en una contradicción al afirmar primero que sería moralmente apropiado dejarle morir para que no tuviera que vivir así, pero impidiendo más tarde que pusiera fin a su sufrimiento incluso cuando su enfermera se muestra dispuesta a ayudarle. Para ellos resulta impensable que alguien pida morir y lo achacan a su estado de nervios: “-Está excitado y es muy comprensible.”
Es una película claramente anti-belicista, que expone lo absurdo de que la sociedad estadounidense envíe a sus jóvenes a morir “en nombre de la democracia”, argumentando que la mayor parte de la población apenas entiende lo que quiere decir. Según pasa el tiempo podemos ver cómo el protagonista pierde progresivamente la fe en sus motivos para ir a la guerra y en las instituciones a las que se encomendó en su momento. Mientras en un principio defiende la idea de estar sirviendo a la patria y luchando para salvar al mundo, viéndolo todo en retrospectiva se da cuenta de que nada merece la situación personal en que se encuentra y de que sus superiores, los altos mandos del ejército, deciden esconder su cuerpo mutilado en un almacén del hospital para que nadie pueda verlo.


Recuerda durante una de sus alucinaciones el momento en que un soldado alemán cae muerto a escasos metros de él y se pregunta si no podrían haber sido amigos de encontrarse en otras circunstancias. Aparece también la figura simbólica de un anciano que intenta convencer a una pareja joven de las bondades de ir a la guerra que traerá “una paz justa y duradera”, al que los jóvenes contestan diciendo que ellos ya la han encontrado.
Dalton Trumbo escribe su novela inspirándose en el caso real de un soldado canadiense que pierde sus extremidades en la guerra. En 1939 estalla la II Guerra Mundial y se decide suspender temporalmente su publicación, pero hay quien la utiliza como argumento para que los Estados Unidos no se involucren en el conflicto.


Trumbo fue perseguido por la caza de brujas en el Hollywood de los años 40, y convocado por la HUAC, Comité de Actividades Antiestadounidenses encargado de investigar presuntas conductas anti-americanas dentro de la industria del cine, pero se negó a testificar.  Por ello fue incluido en su lista negra hasta 1960, y en ese tiempo ganó dos Óscar trabajando bajo seudónimo de los que uno llegó a reconocérsele un año antes de su muerte en 1976 y el otro a título póstumo. Es por tanto un personaje que sacrificó el reconocimiento social de su trabajo a favor de sus convicciones en un momento y que no se podía opinar libremente contra el poder establecido. Ésta obra concretamente recoge parte de ese mensaje e invita a hacer una reflexión personal sobre cualquier asunto que afecte a la sociedad incluso si implica ir en contra de la opinión general.

1 comentario:

  1. cual es el grupo que canta en la pelicula?

    ResponderEliminar