El Cine como forma expresiva y estética

martes, 17 de febrero de 2009

El lector (The Reader), Stephen Daldry, 2008

El director de Las horas (2002) y Billy Eliot (2000) nos sorprende con una película basada en una novela de Bernhard Schlink (Der Vorleser), producida por Anthony Minghella y Sydney Pollack. ¿Alguien da más?

El argumento... Afronta la complejidad de la naturaleza humana: el amor, el sexo, los principios morales, la responsabilidad, el deber, las relaciones sociales, la vergüenza, el miedo a la libertad, la vida, la muerte... las limitaciones culturales... el arte de escribir, lo maravillosa que puede llegar a ser la naturaleza humana.


El guión es, a mi juicio, magnífico y aunque la fotografía no es espectacular (Minghella la cuida mucho más que Daldry) y el ritmo tiene ciertas debilidades (naturales por la importancia del componente poético), creo que se trata de una película espléndida, de esas que no pasarán nunca a los repertorios de las "cien mejores películas de la historia del cine", pero que acredita las posibilidades del cine para "funcionar" como un híbrido nacido del encuentro amoroso entre el teatro y la novela... acaecido en un lecho de sábanas nuevas gobernado por Clío, Talía y Melpómene, las tres en perfecta armonía.

3 comentarios:

  1. paleolitico superior20 de febrero de 2009, 15:48

    la promocion también despista o disfraza el tema, les ha ganado hablar de secretos y misterios, cuando los motivos de ella no son los más centrales al drama...¿o es que yo soy muy rebuscada? lo que parece claro es que no se suicida por no saber leer,y dado lo que un suicidio significa vital y poéticamente, este pasa tan suave como cuando mi padre me explicaba una de las grandes máximas de hollywood: cuando hay dos galanes y una chica ten claro que uno muere. En fin, en todas las de amor las chicas nos quedamos solas.
    Ella está magnífica.

    ResponderEliminar
  2. Pero si aprende a leer... La muerte como tributo... Precioso

    ResponderEliminar
  3. A mi también me encantó, plantea un interesante juego con el espectador, me pareció maravillosa.

    ResponderEliminar