El Cine como forma expresiva y estética

sábado, 3 de enero de 2009

En busca del famoso paradigma. ROCKNROLLA, Guy Ritchie, 2008

Javier Ramírez Serrano

Recuperando el versus infinito entre cine de calidad estética y cine de entretenimiento, quiero detenerme en este último para hacer una pequeña reseña sobre lo que, para mí, es una película de entretenimiento de calidad. Volviendo de paso a la polémica en torno a Quemar después de leer, ¿paradigma de entretenimiento de calidad o comedia americana llena de tópicos y pasada de rosca?

Me parece interesante recuperar este debate a la salida del último largo de Guy Ritchie que vuelve con un sello de identidad marcado por Lock n’Stock y Snatch. En RocknRolla no vemos grandes cambios respecto a las anteriores obras de misma temática, pero si observamos como mantener una fórmula fresca para que siga cumpliendo su papel.

Estamos hablando de cine de entretenimiento, puro y duro, pero de calidad. En mi opinión lo que la carrera de Tarantino pudo llegar a ser tras Pulp Fiction y nunca será.

Cine frenético, lleno de chulerías de montaje y diálogos “memorables”. Digo memorables porque son el tipo de frases con gancho y bromas bien escritas las que dan juego a estas películas. Así como una narración fragmentada que viaja alrededor de un montón de personajes obligándote a mantenerte despierto si no quieres caer en la confusión más absoluta.

Podemos achacarle que muchas de las gracias son demasiado previsibles, y que hay gran cantidad de tópicos (aunque no en todos los personajes) al igual que nos pasaba con Quemar después de leer, pero, a diferencia de ésta, la película cuenta con un ritmo envidiable, con un aspecto técnico sobresaliente, una música cojonuda, y una interpretación menos pasada de rosca.

No puedo dejar de alabar la labor de los editores, que saben hacer uso de un estilo de montaje del que deberían aprender mucho en otras producciones. En mi opinión, entretenimiento visual a toda máquina completamente acorde con el texto de la película.

He de decir que aún así, y seguramente por resultar una más en un estilo ya muy marcado, me ha parecido más floja que Snatch. Sobretodo por jugar a ser la primera de una supuesta trilogía, cosa que me repatea personalmente.

Y poco más que decir.

Ah, sí. No vayáis a verla sin antes haber visto alguna de las anteriores del mismo género si no queréis salir del cine quejándoos de cine de pajilleros quinceañeros.

Si hay que “entretenerse” me lo monto con Guy Ritchie.

6 comentarios:

  1. El mejor polvo que he visto en el cine en años. Eso señores, es montaje.
    (álvaro)

    ResponderEliminar
  2. Básicamente, de acuerdo con Javier. Cine para adolescentes, un poco más elegante de lo habitual y con un guión destacable, aunque me espante el argot... Debe ser por la edad. Magnífico uso de la elípsis y, como ha dicho Álvaro, un montaje muy destacable.

    ResponderEliminar
  3. Sois unos putos snobs, no tenéis ni guarra de cine, pringaos.

    ResponderEliminar
  4. Nunca sali del cine más frio, me gustaria decir que la pelicula no me gustó, pero no puedo decir ni eso, teniendo las predecesoras que tiene, tenía que estar mucho mejor, como no es mejor, pues es sosa.
    Creo que el señor Ritchie hizo esta película para acumular títulos, para hacer curriculum.
    Para mi, y eso que aprecio el cine comercial, esta película no me dice nada.

    ResponderEliminar